EKOenergía lanza la campaña para la industria de la moda

La industria de la moda es uno de los sectores que más ha contribuido a los efectos del cambio climático. El modelo consumista de prendas de ropa baratas y a la última moda ha dado lugar a una industria con grandes escalas de producción, cadenas de suministro y una enorme producción de residuos textiles. EKOenergía anuncia el lanzamiento de una nueva campaña centrada en la industria de la moda con el objetivo de involucrar a al sector a reducir su impacto ambiental. Comprar electricidad certificada con la ecoetiqueta EKOenergía es una forma sencilla de dar el primer paso para reducir la huella de carbono del sector de la moda.

26/03/19
Por Cameron Boggon

La industria de la moda es responsable del 5% de las emisiones globales de CO₂ , siendo uno de los sectores más contaminantes del planeta. Este impacto ha sido en parte motivado por el aumento del “fast fashion”. Este modelo de negocio hace referencia a la rápida producción y comercialización de ropa a precios bajos, moderna, que sigue las últimas tendencias de las pasarelas a una velocidad vertiginosa. Marcas como Hugo Boss, Tally Weijl, Triumph International, Nike y Adidas son capaces de convertir una idea en la mente de los diseñadores en los escaparates de las calles en cuestión de semanas. Todo ello a precios tan baratos que hace irresistible estarse de su compra.

Para conseguir estos precios competitivos, las empresas de moda confían en las economías de escala y en las incesantes reducciones de costes. Las consecuencias finales de estas prácticas acaban siendo el desperdicio, la contaminación y las nefastas condiciones laborales de los empleados de algunos talleres textiles. En otro artículo publicado recientemente en este blog, tratamos con más detalle algunos de los impactos ambientales asociados a la industria de la moda.

Algunos de los cálculos más fiables apuntan que la industria de la moda es un sector que mueve unos 1,7 trillones de dólares de la economía mundial. Esto significa que las emisiones de gases de efecto invernadero, vertidos de productos químicos, degradación del suelo, escasez de agua, descarga de microplásticos y residuos textiles se están produciendo a nivel global. Todo ello, reportado en gran medida por la publicidad de las tiendas de “fast fashion” y por la incesable demanda de los consumidores de prendas de moda baratas.

¿Cómo puede EKOenergía ayudar a abordar algunos de los problemas ambientales de este sector? Como ecoetiqueta para la energía, buscamos animar a empresas para que compren energía verde – y la industria de la moda es uno de los sectores que más energía consume. Las fábricas textiles necesitan calor para los procesos de lavado, secado y tinte de las prendas y electricidad para la maquinaria e iluminación. Del mismo modo, almacenes y tiendas necesitan energía para sus sistemas de calefacción, refrigeración e iluminación. De hecho, en cualquier proceso donde se necesite electricidad, la energía renovable debería utilizarse si la industria de la moda quiere reducir su huella de carbono.

Animamos a las empresas a empezar esta transición a las renovables a cualquier nivel de sus operaciones. Por ejemplo, las tiendas al por menor pueden cambiarse al uso de energía renovable fácilmente. Esto puede hacerse hoy mismo si se quiere. De la misma manera, los almacenes de la propia compañía también pueden pasarse al consumo de renovables. Es solo cuestión de iniciativa.

Un objetivo más ambicioso es iniciar el uso de renovables en sus cadenas de producción y suministro. A menudo las empresas compran las telas o servicios de otras empresas, y hacer estos cambios en sus cadenas de producción no es tan fácil como tomar la decisión desde los consejos superiores. Sin embargo, el 80% del consumo energético de este sector proviene de las maquinas de las fábricas textiles para la elaboración de las telas, un proceso totalmente necesario para la confección de estos productos. Alentamos a las empresas a demostrar su apuesta por el cambio y que se comprometan a usar energías renovables en todos sus procesos. EKOenergía está presente en más de 40 países en todo el mundo y podemos ayudar a hacer esta transición más fácilmente.

Tendencias como el movimiento “slow fashion” ofrecen alternativas para demostrar que la industria de la moda puede ser más sostenible. Empresas como Kotn, Reformation y Howies evidencian que es posible confeccionar ropa de forma sostenible y respetuosa con el medio natural siendo rentables. Algunos ejemplos de estas empresas que ya utilizan la ecoetiqueta EKOenergía son Ecoalf en España, Carrera Jeans en Italia y Globe Hope en Finlandia.

Aunque no hay una solución única en la industria de la moda, abordar el consumo de energía puede ser parte de una solución. Si usted trabaja en una empresa del sector de la moda y quiere unirse a la campaña de EKOenergía para reducir su impacto ambiental… ¡No dude en ponerse en contacto con nosotros!