FridaysForFuture Russia: entrevistamos Arshak Makichyan

“Mucha gente se pone en contacto conmigo como individuos o como escuelas, para decirme que quieren participar en la huelga. Me dicen que estoy haciendo algo muy importante. Primero oí cosas buenas sólo desde el extranjero, pero ahora también oigo palabras de aliento de los rusos.”

A raíz de la próxima huelga climática internacional del 20 y 27 de Septiembre, queremos mostrar nuestra solidaridad con los jóvenes que están en huelga en todo el mundo. Con esto en mente, contactamos a Arshak Makichyan de Rusia para escuchar cómo comenzó sus huelgas climáticas en el país. También puede leer la experiencia de Nakabuye Hilda Flavia, de Fridays For Future Uganda, en la entrevista que le hicimos anteriormente

Arshak Makichyan es un activista climático de 25 años de Moscú, Rusia. Se graduó en el Conservatorio de Moscú, pero vio que tocando el violín no evitaría la crisis climática. Así que dejó en suspenso sus planes de continuar su educación en Berlín. Nos dijo que se siente perdido considerando los próximos pasos de su futura carrera, pero está seguro de una cosa: que seguirá en huelga todos los viernes.

Arshak vino a Helsinki para asistir a un evento sobre el clima en Helsinki. El equipo de EKOenergía aprovechó la oportunidad para conocerlo personalmente.

Estamos impresionados por tu persistencia en las huelgas climáticas en Rusia. ¿Cómo empezaste?
Quería hacer algo por el clima, pero no sabía cómo hacerlo. Había leído sobre Greta en el Twitter de Greenpeace International en Octubre de 2018. No soy muy bueno en ciencias, pero empecé a leer y aprender sobre el cambio climático y los datos científicos que lo argumentan.

EKOenergy team interviewed Arshak Makicyan from FridaysForFuture RussiaMi primera protesta climática fue con un pequeño grupo en el parque Sokolniki, en Moscú. Estaba en un lugar que no era tan visible. Esa huelga me dio el valor para continuar. Encontré que no era necesaria ninguna autorización para protestas de una sola persona, por lo tanto, decidí continuar solo. Para mi primera protesta en solitario elegí la Plaza Pushkin. Me sentí un poco estúpido porque estaba solo y de pie con un cartel sobre el Acuerdo de París. Fue en marzo y hacía frío. Escribí sobre mis huelgas en mis redes sociales, pero tuve que hacerlo solo. Hoy en día lo hacemos por turnos y nos vamos relevando. Una persona protesta sola y cuando necesita un relevo, se le sustituye por otra.

¿Cómo funcionan las huelgas climáticas en Rusia? ¿Alguna vez te han detenido?
Antes de la séptima semana la policía no entendía realmente lo que estaba haciendo. Pero después de dar una entrevista al periódico inglés Moscow Times se pusieron en contacto conmigo. Me preguntaron si me pagaban para hacer esto, me hicieron otras preguntas muy básicas y le sacaron una foto a mi pasaporte. Si me arrestaran se daría a conocer internacionalmente porque diferentes medios de comunicación comenzarían a escribir sobre mí en diferentes países. No quieren que se preste tanta atención a este tema.

#LetRussiaStrikeForClimate

Para organizar grandes huelgas es necesario obtener el permiso. Estamos tratando de conseguirlo en Moscú. Con todo el poder en Moscú, es el mejor lugar para cambiar las cosas, ya que Rusia es un país centralizado. Desgraciadamente, para la huelga general del 20 de Septiembre, nos dieron el permiso para un lugar donde nadie podrá vernos.

Fridays for Future Rusia está creciendo. Al principio organizaba las huelgas como Flash mobs y ahora cada semana 20, 30 o más personas se han ido sumado a hacer huelga en diferentes ciudades.

Lo bueno de la campaña #LetRussiaStrikeForClimate es que se puede apoyar a distancia, a través de las redes sociales. Después de todo, vivimos en el mismo planeta y la gente se muestra comprensiva con los países en los que es muy difícil atacar. En los medios de comunicación rusos no hay información sobre 2 millones de europeos que protestan por el clima. Incluso no en los medios de comunicación independientes, porque piensan que no es un tema popular y piensan que la gente no lo entendería.

¿Crees que tus acciones han sensibilizado más a la opinión pública sobre el cambio climático?
Creo que el activismo funciona. También en Rusia. Sí, los resultados no son inmediatos, pero está claro que las autoridades no empezarán a actuar hasta que alguien más lo haga. Al principio, protestando solo me sentía muy tonto, sin comprensión ni apoyo de otras personas. Pero cada semana las cosas han ido cambiando gradualmente. Los medios de comunicación independientes empiezan a hablar sobre nosotros y más gente ha empezado a unirse. Cada vez somo más presentes en pequeñas ciudades que empiezan a unirse a este movimiento.

Muchas empresas son de propiedad estatal y, por lo tanto, tienen miedo de apoyarnos, pensando que puede ser problemático para ellas. Pero hay gente en huelga en algunas ciudades muy pequeñas que ni siquiera conocía antes. La conciencia sobre las huelgas climáticas está aumentando, lo cual es fantástico.

Frente al calentamiento global, ¿cuál es el mayor desafío para tu país en particular?
Todos los problemas en Rusia están tan entrelazados… Queda un largo camino por recorrer para evitar una catástrofe climática. Creo que lo más difícil será una transición a las energías renovables, dado que los combustibles fósiles y el petróleo en particular son el núcleo de la economía rusa. El mayor problema ahora es que Rusia está ocultando la magnitud de esta crisis, porque nuestros medios de comunicación guardan silencio. Rusia lleva una máscara. Esconde a la gente estos problemas. Si nuestra sociedad y nuestro gobierno no se preparan y cambian muy rápidamente, no podremos actuar adecuadamente cuando llegue la crisis. Por lo tanto, la conciencia es el primer paso para encontrar la solución correcta.

Vivo en Moscú, una ciudad tan grande y urbana que puede ser difícil observar cualquier cambio en la naturaleza. Este año, los incendios forestales en Siberia fueron el doble de grandes, alcanzando la superficie quemada del tamaño de Bélgica. La gente empezó a darse cuenta de que algo andaba mal y empezó a vincular los incendios forestales con el clima. En la región de Irkutsk han aumentado las inundaciones y la gente ha empezado a pensar que algo malo está pasando con el clima. La Universidad de Irkutsk escribió sobre las inundaciones y la relación entre el cambio climático. En Rusia no había información sobre el calentamiento global en los años 70. Es difícil difundir información en esta situación, pero en cuanto la gente se da cuenta de que algo va mal, es más fácil crear conciencia.

¿Qué podrían hacer las organizaciones ambientales «tradicionales» para apoyaros?
¡Los activistas necesitamos todo el apoyo posible! Pueden unirse a nuestras huelgas o ayudarnos en aspectos profesionales, ya que no somos profesionales. Darnos muchos y muchos consejos para que podamos influir en la gente. Necesitamos todo y nada al mismo tiempo.

 

Para saber más sobre las actividades de Arshak, puede seguir Fridays For Future Russia en Twitter y @fridaysforfuture.russia en Instagram. Si todavía necesita inspiración, encuentre 20 buenas razones para apoyar a los jóvenes en huelga de la escuela en nuestro artículo publicado anteriormente.