Así ayuda EKOenergía a la trucha marrón

16.08.2018

Texto original por Amelie Oheim

Una parte de nuestro equipo ha participado este mes en un proyecto de restauración fluvial en el río Lohioja (“arroyo de salmón” en finlandés), en un enclave perteneciente al municipio de Salo y cerca del parque nacional Teijo. Estuvimos rediseñando los lechos del río con el fin de crear un suelo de desove ideal para la trucha marrón, especie en peligro de extinción.

El proyecto fue organizado por Valonia, un centro para el desarrollo sostenible y la energía, y cofinanciado por el Fondo de Restauración Fluvial de EKOenergía (antes conocido como Fondo Ambiental). Las autoridades locales de pesca también apoyaron este proyecto.

“La población de trucha marrón está especialmente en peligro en Finlandia”, nos cuenta Janne Tolonen, especialista en agua de Valonia. En los ríos profundos esta especie ya no logra encontrar un lugar adecuado para reproducirse. Además, el stock de truchas marrones ha disminuído rápidamente debido a la pesca. Quedan muy pocas truchas, no solo en el río Lohioja sino también en las aguas Halikonkoji, por ejemplo.

Alrededor de 25 personas participamos en la restauración, incluyendo a cuatro compañeros de EKOenergía. Los voluntarios teníamos perfiles muy diversos: desde activistas medioambientales hasta personas que participaban por primera vez en un proyecto de este tipo. Aprendimos y nos divertimos mucho, a pesar de la agresividad de las hormigas, que no dejaron de atacarnos, y de la enorme cantidad de mosquitos.

“A través de un proyecto de restauración se puede reconstruir el stock de peces y restaurar la biodiversidad”, explica Jussi Aaltonen, también especialista en agua de Valonia. Como las truchas tienden a arrastrarse por las rocas en busca de refugio, llenamos el río de piedras y ramas que les ayudasen. A través del lecho de río creado, las truchas pueden encontrar fácilmente un lugar para desovar y sus alevines pueden crecer de forma segura. “La técnica es simple -dice Jussi Aaltonen-, y hay que intentar que se vea natural. Si alguien viene en 15 años y no se da cuenta de que ha habido una intervención humana, ¡ese sería nuestro éxito!”.

Los arroyos se están convirtiendo en hábitats amenazados para todos los organismos que los habitan. Tradicionalmente, los ríos han transportado agua de lluvia y de deshielo desde las montañas y los campos hasta el mar. Con los años, la agricultura y la silvicultura aumentaron y los agricultores comenzaron a cavar ríos y arroyos más profundos para secar sus campos. Debido a esto, los ríos se han convertido en muchos casos en profundos cañones, lo que ha llevado a una disminución de la población de peces y otros organismos.

Los ríos no son solo importantes para la biodiversidad, ya que aumentan la diversidad del paisaje, sino que también son valiosos para las personas. Sirven como áreas de recreación y son excelentes para la pesca.

Numerosos proyectos tienen como objetivo reconstruir la biodiversidad de los ríos finlandeses, como las restauraciones en el río Vantaa y los proyectos en las áreas de Perniö y Halikko. “Volveremos a Lohioja durante el otoño, el tiempo de desove, y observaremos las truchas”, dice Jussi Aaltonen. Si la restauración es efectiva, quizás incluso se permita la pesca nuevamente. Las restauraciones fluviales de este estilo realizadas anteriormente tuvieron éxito, por lo que en EKOenergía esperamos que se repitan en otros países.