Energía solar para los agricultores peruanos

Practical Action trabaja para mejorar las condiciones de vida de la comunidad Choqueccota, en el distrito de Maranganí, en Cuzco, Perú. Un país en el que alrededor de 4 millones de personas viven en la pobreza. En Maranganí, aislado en los Andes (casi 5.000 metros sobre el nivel del mar) más del 40% de las familias están clasificados como extremadamente pobres. Viviendo sin acceso a la energía, sus habitantes subsisten gracias a la agricultura a pequeña escala y la cría de alpacas que utilizan por su carne y lana. La lana se produce de una manera muy tradicional, donde los agricultores rurales pobres venden la fibra cosechada directamente a los intermediarios, a menudo por un precio injusto, lo que no reduce su pobreza.

La estrategia para aumentar la cobertura eléctrica es -habitualmente- la expansión de la red de distribución nacional. La localización de las comunidades y el enfoque actual gobierno a la energía significa que hay pocas posibilidades para áreas como Choqueccota de conectarse a la red nacional debido a su geografía montañosa remota y compleja. La energía es importante para la vida familiar de las personas y sus ingresos, y la falta de electricidad aísla aún más a la gente, lo que perpetúa la sus niveles de pobreza. Para tratar de combatirlo, Practical Action trabaja con las comunidades de los Andes acercándoles fuentes de energía renovables para electrificar estas zonas gracias a su riqueza en recursos naturales como el agua (pequeños micro-hidro), viento (aerogeneradores) y el sol (módulos fotovoltaicos).

Concretamente en Marangani, la ONG proporciona a la población paneles solares para sus hogares, así como tecnologías simples, como equipos de hilado que les permiten agilizar la producción de lana de alta calidad y obtener mayores ganancias. Por nuestra parte, EKOenergía ha querido contribuir a este proyecto con una donación de 5.000€ provenientes de nuestro Fondo Climático, que se suman a la donación de Bergen Energi (2.100€). Este dinero será utilizado para financiar dos paneles solares con una potencia de 120W, baterías, accesorios y su instalación, así como dos máquinas de hilar. Además se formará a operarios locales encargados de la instalación y mantenimiento.

Practical Action centra sus esfuerzos en compartir conocimiento y experiencias entre las diferentes comunidades peruanas, lo que debería revertir en beneficios para todas ellas. Además, trabajan de manera conjunta con gobiernos locales y subnacionales en el diseño e implementación de las políticas energéticas, con miras a promover el uso de fuentes de energía renovables en todas estas comunidades aisladas, luchando así contra la pobreza energética y mejorando su calidad de vida.