Solar Vs Diesel: ¿por qué los generadores solares deberían ser potenciados en las zonas rurales?

A menudo muchas zonas rurales que buscan una fuente de electricidad para abastecerse tienen opciones muy limitadas. A pesar de que los generadores solares son una opción más barata a largo plazo en comparación con los generadores de diesel, la opción del diesel continua siendo la más popular. ¿Por qué es esto así y cómo puede el Fondo Climático de EKOenergía ayudar a abordar este tema?

21/01/19
Por Cameron Boggon

El acceso a la electricidad puede ser una gran bendición en determinadas zonas rurales. Las bombas de agua pueden ahorrar horas de trabajo manual para transportar agua. Disponer de iluminación interior o aire acondicionado permiten mejorar las condiciones laborales. Poder mantener sistemas de refrigeración permite almacenar medicamentos y vacunas. Tener más iluminación permite disminuir el uso de fuel, reduciendo el riesgo de incendio o inhalación de humos tóxicos (causantes de 4.3 millones de muertes prematuras en 2012). Proyectos de electrificación bien diseñados permiten ahorrar trabajo a sus usuarios, permitiéndoles centrarse en otras prioridades económicas y sociales.

Estas zonas rurales ubicadas lejos de la red nacional de energía necesitan generadores autosuficientes para proveerlos de electricidad. A menos que el pueblo esté cerca de una cascada que les permita abastecerse de energía hidroeléctrica, sus opciones son bastante limitadas a generadores de energía solar o diesel.

Por una parte, si bien es cierto que las instalaciones de placas solares fotovoltaicas necesitan de un capital inicial elevado, sus costes de mantenimiento son muy bajos. Solo requiere una limpieza de los paneles de vez en cuando, cambiar el inversor (con una garantía de entre 5-10 años, en función del fabricante) y algunos mantenimientos eléctricos estándares.

Además, los paneles solares tienen una vida útil bastante larga. Los fabricantes indican que pueden durar entre 20 y 25 años, con una disminución del 80% del rendimiento original después de este tiempo. La razón por su larga durabilidad es porque los paneles solares no tienen partes móviles y lo que los desgasta son los efectos de la degradación de los rayos UV.

Por otra parte, los generadores diesel tienen un coste menor pero más continuado por la necesidad de combustible, limpieza y cambio de filtros constantes. Aunque los generadores de diesel implican una inversión inicial pequeña al principio, su coste neto se acumula poco a poco. A menudo, estos generadores son poco fiables y necesitan reparaciones costosas. Por estos motivos, distintos casos de estudio han acabado demostrando que los generadores solares son una de las opciones más baratas a largo plazo, como se mencionan en los estudios de Solar Electric Light Fund; Universitas Gadjah Mada; Abubakar Tafawa Balewa University; Indian Institute of Technology; y Arba Minch University.

Pero por muchos argumentos que se den, los generadores de diesel continúan siendo la opción más común para generar energía eléctrica en zonas rurales de difícil conexión a una red nacional. ¿Por qué? Porque los costes iniciales de un generador solar pueden llegar a ser entre 5 y 10 veces más altos que los generadores de diesel. La mayoría de pueblos de zonas rurales disponen de recursos económicos escasos, sin el capital suficiente para pagar por adelantado los costes de estas instalaciones. Además, riesgos como robos, dificultades para reparar las instalaciones por falta de conocimiento técnico y la vulnerabilidad por rayos de tormentas fuertes, incrementan los riesgos financieros asociados a este tipo de instalaciones. Problemas que no existen con generadores de diesel.

Para potenciar iniciativas que se encuentran con estas problemáticas, el Fondo Climático de EKOenergía juegan un papel importante. Dos de los proyectos que el Fondo Climático financió entre 2016 y 2018 incluyeron la instalación de placas solares en Togo y Jinotega (Nicaragua). La esencia de estos proyectos se basó en subsidiar el coste de la energía solar para hacer la inversión en este tipo de energía más viable para las comunidades con recursos económicos limitados.

Por ejemplo, el proyecto de Nicaragua creó un crédito rotativo fundado por una cooperativa de productores de café. El crédito permitía obtener un crédito asequible para la comunidad, con intereses bajos para los comercios y así poder comprar los paneles solares. Con el tiempo, a medida que los comercios iban pagando el crédito, este mismo dinero se destinaba a más créditos de otros negocios para que pudiesen hacer lo mismo. De esta manera la inversión fue retornada, creando un modelo sostenible con el cual las empresas locales podían tener acceso al capital requerido.

El Fondo Climático de EKOenergía apoya proyectos como el de Nicaragua. Da impulso a aquellos proyectos que muestran un compromiso firme con la comunidad y abordan múltiples objetivos de desarrollo sostenible. El Fondo Climático está totalmente financiado por los proveedores de las tarifas con la ecoetiqueta EKOenergía. Si quiere comprar energía renovable que cause el mínimo impacto ambiental y apoye a este tipo de proyectos, no dude en ponerse en contacto con EKOenergía.