El desarrollo de las energías renovables en la agenda rusa

El calentamiento global es una realidad. Usar energía limpia puede ser una de las maneras de mitigar los efectos del cambio climático, pero es esencial para todos los países unificar estas acciones. Rusia tiene un potencial enorme para liderar el cambio de energías renovables, pero para el momento se ha hecho poco. ¿Cuál es el estado y futuro de las energías renovables en Rusia?

20.02.2019
Por Maria Vediakova

Rusia es uno de los países líderes en la producción y consumo de electricidad a nivel mundial. Más de la mitad de la energía eléctrica que consume el país (alrededor del 70%) es producida por plantas térmicas que usan combustibles fósiles baratos como el carbón o petróleo. Además de ser recursos naturales limitados, las emisiones de su combustión son una de las principales causas del calentamiento global: incremento del nivel del mar, anomalías en las temperaturas, fenómenos meteorológicos extremos y más frecuentes; consecuencias que ya están ocurriendo. Para mitigar todos estos efectos tenemos que reducir las emisiones en un 50-60% antes del 2030.

Cambiarse al consumo de energías renovables puede ser una solución lógica para cambiar este problema, especialmente teniendo en cuenta que Rusia tiene un enorme potencial en este sector. Por su extensión geográfica, Rusia recibe suficiente radiación solar como para poder abastecerse con energía solar, siendo una alternativa a los combustibles fósiles de ahora. El mismo razonamiento se puede aplicar para la energía eólica ya que Rusia es el país con mayor potencial para este tipo de renovable en el mundo.

Inspiradas por la iniciativa RE100, compañías internacionales ya han empezado a buscar maneras de utilizar energías renovables en Rusia. Vale la pena destacar que la construcción de parques eólicos está ganando fuerza: a principios de este año ha entrado en funcionamiento el primer parque eólico del país en la región de Ulyanovsk. Más proyectos similares están proyectados para las regiones de Rostov, Perm, Stavropol y en la República de Kalmykia. A pesar de ello, todavía quedan muchos interrogantes relacionados con la regulación y certificación de las renovables. ¿Cómo comprar energía renovable en el sistema nacional? ¿Cómo crear un sistema fiable de trazabilidad de la energía?

Afortunadamente cada vez son más los profesionales que confían en este cambio de sistema energético y contribuyen al desarrollo de las energías renovables en Rusia. En la reciente conferencia “El Futuro de las Renovables en Rusia” se dio a conocer la consolidación de una nueva organización no gubernamental centrada en la promoción y uso de este tipo de energías. Por el momento, la nueva “Asociación para el Desarrollo de la Energía Renovable” incluye agentes del sector eléctrico más importante del mercado ruso como RUSNANO, Hevel o Solar Systems.

“La asociación se ha creado con el objetivo de ayudar a atraer inversiones en el sector ruso dentro de las empresas RE100 así como promocionar el uso de energías de fuentes renovables. Esta asociación pretende ser la plataforma para adoptar conjuntamente estrategias, tomar decisiones, discutir iniciativas legislativas u otros aspectos relacionados con el uso, consumo e instalaciones de energías renovables.» – dice Ekaterina Guseva, responsable de comunicación de la Asociación.

La nueva ONG también pretende trabajar en un sistema de certificados fiables, cuya ausencia representa un problema importante para las empresas internacionales basadas en Rusia.

“El sistema de certificados para energías renovables ya existe en Rusia, pero se utiliza solo para subvenciones y estadísticas, y no pueden ser ni comprados ni vendidos por consumidores. Esta cuestión ya se ha trasladado al Consejo de Mercado y desde luego que la Asociación pretende participar activamente en los debates”

GN7 es otra asociación que promueve el uso de energías renovables en Rusia. Su nombre proviene del séptimo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Unión Europea, comprometido con el desarrollo de “energía asequible y no contaminante”.

“Por el momento, los planes de nuestra organización se centran en dos objetivos”– comenta Tatyana Lanshina, Directora Ejecutiva de GN7- “El primero, promover las energías renovables en Rusia. Muchos rusos piensan que la energía renovable es cara y no muy fiable. Nuestro propósito es disipar estos mitos y hacer de las renovables una realidad. El segundo objetivo es trabajar para que la demanda de estas energías crezca entre las empresas.»

Según el documento de Anatoly Chubais, el director de la nueva Asociación para el Desarrollo de la Energía Renovable, para el 2024 Rusia debería alcanzar el 1% en la generación de energía solar y eólica. Es un gesto bastante modesto en comparación con la generación de renovables en Reino Unido, con un 17%, o Alemania con el 25%.

“¡Pero no debemos desesperarnos!”– continúa Lanshina, – “Más de la mitad de las inversiones se destinarán al sector de las energías renovables, los gastos para la energía solar y eólica continúan disminuyendo (y en muchos países las renovables ya tienen un precio competitivo). Además, teniendo en cuenta el incremento inevitable del precio de las tarifas eléctricas en Rusia y la necesidad de luchar contra diferentes subsidios, las energías renovables parecen ser bastante atractivas para el mercado ruso. En un futuro próximo Rusia tendrá que reconsiderar su posición oficial negacionista del sector de las renovables y ser más optimista”

Todas estas situaciones dan esperanzas para que el mercado de las renovables en Rusia sean una realidad. Están sucediendo cambios significativos en el mercado energético ruso. En poco tiempo los rusos serán capaces de decidir comprar energía renovable y contribuir a un futuro más limpio.